remedios caseros para la culebrilla

Herpes zóster / Culebrilla

El herpes zóster, conocido también con el nombre de herpes culebrilla, es una infección de los nervios causada por el virus de la varicela, es decir, si una persona sufrió de varicela, su virus sobrevive y se mantiene inactivo, por años, en los nervios de la espina dorsal.

Remedios caseros para el herpes zóster / culebrilla

-Té verde o negro:

Aplica compresas de té o la utilización de aceite de árbol de té verde o negro. Esta planta medicinal es uno de los tratamientos más utilizados para eliminar el virus que ocasiona en herpes. Para cada tipo de herpes, hay una aplicación especial del té, siendo el negro o el verde sin distinción una fórmula adecuada para mejorar la salud y eliminar la infección.

-Baños con agua tibia

y el secado de las llagas con aire frío. El cambio brusco de temperatura hace que las llagas tiendan a secarse y a desaparecer antes de lo que cualquier persona pensaría. Cuando se trata de un herpes zóster, puedes aplicar compresas de agua caliente sobre la zona afectada y luego exponer la zona al aire frío de un secador de pelo. Esto ayudará a que las llagas y las heridas sequen muy rápido, y a que picazón y las molestias terminen antes de lo pensado.

-Miel:

La miel era considerada una de tantas medicinas milagrosas que la naturaleza ponía al servicio del hombre. Y es uno de los remedios más poderosos para el herpes, ya que su acción antiinflamatoria y antiviral, se convierten en una de las formas más efectivas para hacer que esta enfermedad y sus molestos síntomas desaparezcan.

-Áloe vera:

Untar gel de áloe vera sobre la erupción varias veces al día para aliviar el escozor.
Remedio casero para el herpes zóster

-Vinagre de manzana:

Empapar un paño con vinagre de sidra de manzana y aplicarsobre las áreas afectadas.

-Bicarbonato:

Verter en la bañera una taza de solución de bicarbonato desoda y agua para calmar la picazón.

-Frío:

Colocar un paño frío sobre las ampollas o envolver el área afectada con una toalla y poner agua con hielo sobre la toalla. Dejar por 20 minutos y luego quitar por 20 minutos. Repetir hasta que el dolor disminuya.

-Alcohol:

Empapar unas bolitas de algodón con alcohol y darse“toquecitos” en las áreas afectadas por esta dolencia lo cual acelerar su curación.

 

Deja un comentario