Remedios caseros para las aftas o llagas bucales

Aftas (llagas)

Remedios caseros para las aftas o llagas bucales

Aunque parecieran que fueran lo mismo, las llagas labiales (herpes labial) y las bucales (aftas) son totalmente diferentes y es importante poderlas identificar.

Las llagas bucales o aftas (del griego aphtai, quemadura) se caracterizan por ser una ampolla que tiene un centro amarillo o blanco grisáseo con un borde rojo bien definido

 

Existen diferentes factores que pueden originar las aftas bucales como cepillado agresivo, prótesis dental mal colocadas, traumas (morderse la parte interna de la mejilla al comer), alergias alimenticias, estrés, entre otros.

 

Recomendaciones preventivas para Aftas (llagas):

-Efectuar una buena higiene bucal a diario que incluya el cepillado de los dientes 3 veces al día, incluida la lengua, y el uso del hilo dental

-Consumir a diario arándanos, ya que son unos frutos astringentes y antisépticos que ayudan a prevenir tanto las llagas bucales como las infecciones de encías..

Remedios caseros para las aftas o llagas bucales

-Colocar sobre la llaga, con un bastón de algodón, un poquito de azúcar de leche la cual se puede adquirir en las farmacias botánicas..

 

– Aplicar mostaza molida sobre la llaga tres veces al día. (Nota: Es doloroso, pero es considerado como muy efectivo.)

 

– Enjuagar la boca con una infusión de caléndula tres veces al día.

 

– Enjuagar la boca con un compuesto de agua y sal marina o una cucharada de bicarbonato de soda disuelta.

 

– Tomar té de salvia con miel tres veces al día

 

-Enjuagar la boca con 10 ó 15 g de hojas y tallos de zarzamora los cuales serán introducidos en el agua

hirviendo, se tapará el recipiente y se deberá reposar 10 minutos, a modo de infusión.

 

-Realizar dos enjuagues diarios de agua de carabaña.

 

-Comer una manzana después de cada comida

 

-Dar toques ligeros con un gel de áloe vera sobre las llagas o, también, hacer un enjuague bucal diluyendo el gel con agua.

 

-Mantener un poco de melaza en la boca cerca de las llagas.

 

-Hacer un enjuague bucal con una solución hecha de una cucharada de cáscara de granada rallada y hervida en una taza de agua.

 

– Frotar las aftas con una bolsa de té o, sencillamente, beber una infusión de manzanilla.

 

-Colocar una gota de agua oxigenada en cada llaga.

 

-Hacer enjuagues con infusión de romero.

 

– Lavar y partir por la mitad 2 limones. Extraer su zumo y verter en media taza de agua. Enjuagar de inmediato la boca tres veces al día.

 

-Machacar 2 dientes de ajo y luego mezclarlo con 1 cucharadita de sal. Aplicar esta preparación sobre las llagas durante dos minutos y después de media hora enjuagar la boca con agua.

 

-Extraer el jugo de un puñado de moras y luego mezclar con una cucharada de agua oxigenada. Aplicar el líquido resultante mediante pinceladas en las áreas afectadas por las aftas.

 

-Aplicar, mediante un bastón de algodón, un poco de aceite del árbol del té directamente sobre la zona afectada 3 veces al día. Este remedio tiene propiedades cicatrizantes, analgésicas, y antisépticas.

 

-Hervir 2 cucharadas de la planta llamada cola de caballo en un taza de agua durante 5 minutos. Colar y enjuagar la boca con esta cocción, como mínimo, cuatro veces al día

 

-Realizar una infusión de frambuesas y luego realizar lavados de boca o buches con ella varias veces al dia.

 

-Consumir una rebanada de papaya diaria, ya que, gracias a la papaina que contiene, se favorece la eliminación de las toxinas en el organismo; una de las causas de la aparición de aftas bucales.

 

-Colocar, con la ayuda de un bastón de algodón, leche de magnesia sobre las aftas

 

– Masticar varias hojas bien lavadas de aguacate.

 

-Hervir 100 g de hojas de abedul, durante 10 minutos, en 1 litro de agua. Pasado ese tiempo, filtrar y realizar, con esta preparación, buches o gargarismos varias veces al día

 

-Lavar, picar y calentar 3 higos frescos en 1/2 taza de leche por 5 minutos. Filtrar la leche y dejar enfriar. Aplicar sobre la llaga, mediante una gaza, 3 veces al día.

 

-Mezclar 2 cucharaditas de sal marina y dos de agua oxigenada en una gran vaso de agua tibia y enjuagar la boca con esta solución. (Nota: Este remedio no se debe ingerir).

 

-Verter en una taza de agua que esté hirviendo 1 cucharada de hojas frescas de estragón. Tapar y dejar en reposo. Efectuar gargarismo con esta preparación varias veces al día.

 

-Hervir 25 g de semillas de fenogreco en un litro de agua por 10 minutos. Pasado ese tiempo, retirar del fuego y dejar refrescar. Efectuar gárgaras y enjuagues con esta preparación

 

-Hervir en 1 vaso de agua 1 cucharada de hojas de menta por 5 minutos. Dejar reposar por 8 minutos Filtrar y agregar 2 gotas de aceite esencial de clavo y 3 gotas de tintura de equinácea. Efectuar enjuagues cuando aparezcan

 

– Hervir 1/2 litro de agua en un cazo. Retirar del fuego, agregar 2 cucharadas de romero, 2 cucharadas de castaño y 2 cucharadas de espliego y cubrir. Dejar reposar por 15 minutos y filtrar. Realizar enjuagues bucales 3 o 4 veces al día, después de cada comida.

 

– Triturar un puñado de hojas de siempreviva hasta conseguir el zumo y aplicar en la zona afectada

 

-Colocar, mediante un bastón de algodón puntos de violeta de genciana

 

-Frotar con el limón la zona afectada después de cada comida y antes de acostarse

 

– Mezclar 1/2 cucharada de café molido y 1/2 de bicarbonato de sodio en un vaso de agua tibia. Realizar enjuagues con este remedio varias veces al día.

Deja un comentario