Remedios caseros para los callos 

Remedios caseros para los callos

Remedios caseros para los callos 

El callo se forma con el fin de proteger la piel. Se trata de parches de piel engrosada e insensible que se forma a lo largo de los puntos de presión del pie, tales como los talones, los dedos y las zonas óseas. A veces hay callos dolorosos y a veces no duelen pero de todas maneras no queremos tener esa piel endurecida.

Un buen remedio casero para los callos es remojar sus pies en el agua

para que éste se ablande. A continuación, utilice una piedra pómez para eliminarlo. Repetir una o dos veces por semana.

 

Otra opción es remojar dos tajadas de cebolla en vinagre de vino durante 4 horas.

A las 4 horas se ponen las rodajas de cebolla sobre los callos y se envuelve el pie con plástico de cocina y se ponen los calcetines. Este remedio debe hacerse antes de acostarse porque debe dejarse durante toda la noche. Al día siguiente se raspa el callo con piedra pómez.

Deja un comentario